Peritaje informático judicial. “El proyecto no funciona”

Peritaje informático judicial

Peritaje informático judicial. “El proyecto no funciona”

En estos días entrego un informe judicial de más de 200 páginas sobre un proyecto informático (como Peritaje informático judicial) que ha terminado en juicio, entre cliente y partner. El cliente demanda al partner por una supuesta implantación fallida y el partner contra demanda por incumplimiento de pagos y otras cuestiones. El juez solicita mi intervención como perito judicial informático para tratar de eliminar la parcialidad de las evidencias y argumentos que cada parte ha realizado. En este post quiero explicar cómo he realizado esta pericial para poder eliminar todo tipo de subjetividad y sobre todo hacer entender al juez el concepto de “el proyecto no funciona”.

Peritaje informático judicial

El juez solicita un perito independiente que básicamente compruebe si “el proyecto no funciona” y por tanto estamos realmente ante un problema de implantación total. La idea de si un proyecto funciona o no funciona es en realidad la conclusión de una metodología, no es en sí una batería de pruebas que alguien pueda sentarse delante de un ordenador y comprobar simplemente que hace el programa.

Si atendemos a las reuniones que tuve con cada parte, la confusión, las ideas parciales y todo tipo de quejas podrían haber generado no uno sino dos peritajes, uno que da la razón al partner informático, ya que todos sus argumentos, aislados, sin la globalidad que seguidamente trasladare, son sólidos, y otro que daría la razón al cliente, pues sus quejas, lo sufrido, los riesgos del proyecto, costes, etc son suficiente razón, de forma aislada como para reconocer lo contrario.

Tras desplazarme a las instalaciones tanto de cliente y partner y tener unas densas reuniones, conference, documental, llamadas telefónicas, emails, etc tuve que reflexionar sobre la metodología a aplicar.

Una de las dificultades de esta pericial radica en entender que se considera un funcionamiento adecuado o no adecuado. Teniendo en cuenta que estamos ante sistemas de información, sistemas electrónicos y otros, debemos entender a partir de que consideramos que el funcionamiento es adecuado a las expectativas del cliente según el entendimiento de la necesidad y tolerancia a fallos que el proveedor ha considerado.

Dado que estamos ante un proyecto de sistemas de información y para eliminar al máximo subjetividades, partir de un enfoque objetivo es fundamental, he decidido analizar la pericial desde el punto de vista de todo proyecto de ingeniería de sistemas que simplificando tiene las siguientes etapas:

  1. Fase 1. Oferta y contrato. La oferta y contrato de un sistema como este define no solo cuestiones de alcance básicos sino la propia y fundamental naturaleza de la colaboración, tanto plazos como materiales y servicios, así como planos y otras cuestiones de responsabilidad, como el tiempo mínimo de atención a incidencias que posteriormente se tuvo en cuenta como clave para decidir la calidad aceptable o no de este tipo de sistemas.
  2. Fase 2. Ejecución de proyecto. Estamos en la etapa donde el proveedor desarrolla el proyecto, tras haber aceptado el cliente el contrato y oferta. Es decir, el proveedor lleva a cabo el proyecto según el contrato acordado y la oferta vinculante. El cliente debe obtener aquello que ha contratado.
  3. Fase 3. Entrega del proyecto o finalización. El proveedor entrega el proyecto/puesta en marcha que da respuesta al proyecto contratado. En esta etapa el cliente acepta o no la finalización adecuada del proyecto o se realizan los ajustes adecuados.
  4. Fase 4. Mantenimiento correctivo y evolutivo. Estamos en la etapa donde el proveedor, dado que estamos en un proyecto basado en ingeniería de sistemas, atiende las posibles caídas, fallos, etc o mejoras que la instalación genera según la forma, canales de comunicación y tiempos acordados. Por ejemplo ante una caída eléctrica es normal que los sistemas puedan tener alguna incidencia, para ello el proveedor debe responder según los términos acordados en oferta y contrato, generalmente en términos de horas de atención mínima y resolución del problema.

Debemos añadir que como todo proyecto de sistemas informáticos el éxito o fracaso de un proyecto no depende solo de la correcta ejecución del mismo por parte del proveedor sino de la colaboración y aceptación o solicitud de ajustes en la fase de desarrollo especialmente. Es normal que el cliente pueda solicitar algún ajuste siempre antes de la entrega o finalización del mismo (finalización fase 3).

Con esta metodología pude llegar a la extracción de evidencias de la forma más objetiva posible, eliminando subjetividades, juicios de valor y sentimientos de las partes. Presentando un informe judicial que defenderé en sala judicial explicando al juez que ocurrió en cada fase y porque el proyecto funciona o no funciona y en qué términos.

Luis Vilanova Blanco. Perito informático colaborador con la justicia. Auditor CISA

606954593

luis.vilanova@leyesytecnologia.com  



× ¿Cómo puedo ayudarte?